Miedo al parto

¿Miedo al parto? Pues si, no lo voy a negar, según se acercaba el día, más miedo tenía. No por nada en especial, era un miedo a lo desconocido, incertidumbre, es algo que nunca había experimentado y que por mucho que te cuenten y te tranquilicen, como no lo has vivido tienes esas dudas de, irá todo bien? Sabré hacerlo? Me dolerá? Habrá complicaciones? Yo creo que es inevitable pensar este tipo de cosas.

Aún recuerdo en las últimas semanas de embarazo, una noche en la que ya estaba en la cama con mi pareja, viendo la tv tranquilamente y empecé a sentirme rara, tenía las famosas “contracciones de braxton hicks” en ese momento en el que las tuve por primera vez mi corazón se disparo y se puso a 1000, cada vez quedaba menos para conocer a mi bebé, que nervios!

Las contracciones Braxton Hicks son contracciones uterinas esporádicas, que pueden sentirse a partir de la segunda mitad del embarazo y que se acentúan en la etapa del preparto. Alrededor de la semana 25 de gestación, puedes comenzar a sentir una serie de contracciones irregulares. Es el útero que se contrae y se endurece preparándose para el parto.

Hoy en día nuestra sociedad se piensa que es normal que el parto sea algo horrible, porque creo que mucha gente transmite eso, pero después de haberlo vivido, sinceramente ya no lo creo, creo que es una experiencia mágica, impresionante, única y para nada dolorosa.

Mi parto fue programado porque salí de cuentas, y el bebé estaba muy agustito ahí dentro, ingrese un lunes a las 8:00am de la mañana, obviamente la noche anterior no pegue ojo, que nervios! Iba a conocer a mi hijo al día siguiente… Me llevaron a la habitación y comenzaron los preparativos…

Entró la matrona y me hizo una exploración, y para comenzar el proceso me rompió la bolsa, la verdad, ni me enteré… es un poco desagradable porque notas que vas perdiendo líquido pero no es doloroso, y ahí empezó todo, ya eran aproximadamente las 10am, cada poco rato me iba llamando mi ginecóloga (que estaba pasando consultas) para ver que tal iba. Sobre las 14h me llamo y me recomendó ponerme la epidural, yo era de las que pensaba que podría aguantarlo y que si lo podía evitar no quería la epidural, tenia pánico al momento anestesia, pero la ginecóloga me dijo que no tenia porque pasarlo mal, que me la pusiera y la verdad que cada vez eran mas fuertes las contracciones y decidí ponérmela.

Me subieron al paritorio para ponerme la epidural, estaba muy nerviosa, pero bueno no fue tan terrible, un pinchazo la verdad, es mas la preparación y lo aparatoso que és… en mi mente me lo imaginaba peor. Me tuvieron 5 minutos arriba en observación y me dijo que debería hacerme efecto en unos 15 minutos, baje a la habitación y pasaron 20 minutos, 30 minutos y yo seguía sintiendo dolor, llamé a las enfermeras y me dijeron que esperase, cuando la anestesista me dijo que en 15 minutos tenía que hacer efecto, maldita la hora que hice caso a las enfermeras, las volví a llamar y las dije que no me hacia efecto, las contracciones eran terribles la verdad, muchísimo dolor, cada vez que tenia una se me cortaba la respiración y tenia un dolor horrible en la tripa, se ponía durísima. Me suben afortunadamente de nuevo al paritorio como ya había cambio de turno me toca otra anestesista, un encanto de mujer, me explica que no me la han puesto bien y que me tienen que pinchar otra vez! Yo no me lo creía, ya estaba de 6cm y contracciones muy seguidas, y tuvo que tener mas cuidado para ponérmela porque cada poco tiempo venia una contracción y tenia que parar. Por fin acabo, y a los 5 minutos, gloria bendita, que alivio por favor!!! Baje a la habitación y hasta mi familia me dijo que me había cambiado la cara jajaja, y no me extrañaba no me enteraba de nada….

Con todo el lío me dieron casi las 19h, y estando en la habitación le digo a mi pareja que siento mucha presión en la parte baja de la tripa y justo entró la ginecóloga. Se pone a explorarme y me dice que le deje mi mano, no me lo podía creer, estaba tocando la cabeza de mi bebe!!! Me dice que ya está ahí, me pongo a llorar, nervios, incertidumbre, ganas inmensas de verle, un cúmulo de emociones. Me suben al paritorio y me cambian de camilla, había por lo menos 7/8 personas dentro del paritorio y cuando ya están todos preparados me dice que empiece a empujar, lo hago con todas mis fuerzas cuando ella me indica, 5/6 veces empuje y derrepente me dice que mire, ahí estaba mi bebé, no me lo podía creer… ya me daba igual todo, la gente, los puntos, no hacia mas que mirarlo y llorar, creo que ha sido el momento más bonito de mi vida. No tenía nada que ver con lo que mi mente había imaginado para ese momento… me resulto tan fácil que no lo podía creer…

Se que aunque os digan que no tengáis miedo a ese momento, siempre hay un poco a ese momento, solo os digo que es un momento impresionante y que no lo afrontéis con miedo

¿ Y sabéis lo que me ayudó mucho? Ir a clase de preparación al parto, creo que fue la mejor elección, aunque siempre escuchaba opiniones de “no sirven para nada”, “luego se te olvida todo” pero yo estoy muy contenta de haber ido, y no solo por enterarme de cosas que por mi misma no las habría sabido, sino por compartir esa etapa con otras mamis.

  • Te explican cómo identificar que estás de parto.
  • Te cuentan las fases que tiene un parto.
  • Nosotras practicamos hasta diferentes posturas para dar a luz para que pudiéramos hablarlo con la ginecóloga.
  • Nos enseñaron la respiración y como empujar.
  • Y sobre todo y lo más importante es compartir tus dudas, miedos y preocupaciones porque aunque no lo creas ayuda bastante a saber que no eres la única que tienes un millón dudas, además nuestra profe era matrona, que mejor que preguntarla a ella.

Si tienes seguro médico privado normalmente tienes varios centros concertados en los cuales ellos se hacer cargo de las costas de estos cursos, yo por ejemplo elegí este centro www.babynature.es se encuentra en Majadahonda (Madrid) y fue una gran elección, todo el personal encantador, dispuestas a ayudarte en todo, recuperabas las clases si no podías acudir a alguna y si necesitabas atención personalizada también la tenias. Si vas por la seguridad social, pregunta en tu centro de salud, se que también los imparten.

Si estas embaraza, os digo de verdad que no tengáis miedo a este momento, es inolvidable.

Un beso, Silvia.

firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s